Si vas a irte a estudiar fuera, una de las primeras decisiones que debes tomar es si alojarte en una residencia o bien optar con un piso de estudiantes. Son dos tipos de alojamientos diferentes, cada uno con sus ventajas y sus inconvenientes.

Vivir en una residencia de estudiantes o colegio mayor

Puedes encontrar Residencias y Colegios mayores en Madrid, Barcelona, Valencia, Granada, Salamanca y en todas las grandes ciudades que cuentas con facultades universitarias.

Este tipo de alojamientos funcionan como un hotel, especialmente si escoges la opción de pensión completa. Esto implica que no vas a tener que preocuparte por nada, ni tan siquiera de limpiar tu habitación.

El número de servicios ofertados depende de la residencia. En algunas hay una sala de lavadoras para que hagas tu colada, mientras que otras ofrecen un servicio de lavandería en el que dejas tu ropa sucia y te la devuelven limpia y planchada.

Además, este tipo de centros suelen organizar actividades para que los estudiantes se conozcan, lo que te facilitará hacer un buen grupo de amigos incluso de diferentes carreras.

Vivir en un piso de estudiantes

Un piso te da mucha más libertad y no hay más reglas que las estipuladas por los propios compañeros.

Esto suena muy bien, especialmente si eres joven y es la primera vez que vas a vivir lejos de tus padres, pero a la larga puede ser un problema.

Tener demasiada libertad puede hacer que no te centres en tus estudios. Además, que tu vida en tu nueva casa sea mejor o peor va a depender mucho de tus compañeros.

residencias universitarias

Ventajas de una residencia de estudiantes

  • Estás rodeado de estudiantes, lo que te motivará para seguir estudiando.
  • No tienes que preocuparte de las tareas domésticas y puedes centrarte en estudiar.
  • Suelen estar muy cerca de la universidad, lo que te ahorrará tiempo y dinero en desplazamientos.
  • Las instalaciones suelen ser cómodas y disponen de gimnasio, biblioteca, área de descanso, etc.

Ventajas de vivir en un piso de estudiantes

  • Aprendes a valorar las comodidades que te han dado tus padres durante años.
  • Al tener que organizar toda tu vida (días de limpieza, hacer la compra, tiempo de estudio, etc.) maduras rápidamente.
  • Tienes libertad para entrar o salir y llevar gente a casa.

Inconvenientes de una residencia de estudiantes

  • Estás todo el día en un ambiente universitario que con frecuencia no te dejará desconectar de los estudios.
  • Estás más sujeto a horarios.

Inconvenientes de vivir en un piso de estudiantes

  • La convivencia con otras personas nunca es fácil.
  • Suele ser más caro.

¿Con qué opción quedarse?

Como ves, ambos tipos de alojamiento tienen sus cosas buenas y sus cosas malas. Todo depende de cómo sea tu personalidad y lo que estés buscando.

Si es la primera vez que vas a vivir fuera de casa, no quieres tener que preocuparte de cuestiones mundanas como qué vas a comer mañana o ir a la compra y quieres meterte de lleno en la vida universitaria, la mejor opción es una residencia de estudiantes. Además, con esta opción tendrás a tus padres más tranquilos y tu alojamiento fuera de casa les saldrá más barato.

Aquí puedes encontrar más información sobre Residencias universitarias y Colegios mayores