La formación bonificada es aquella de la cual pueden beneficiarse las empresas a través de bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social. Esto quiere decir, que anualmente las empresas pueden gastar una cantidad de dinero en la formación de sus trabajadores, que posteriormente se les descuenta de las cuotas que pagan a la seguridad social.

Cualquier empresa que tenga algún centro de trabajo en España y cotice por la contingencia de formación profesional de sus trabajadores podrá disponer anualmente de una cantidad para financiar las acciones de formación continua de sus trabajadores.

La cantidad mínima anual es de 420€, pero el importe varía según la cuantía ingresada por la empresa durante el año anterior en concepto de cuota de formación profesional y el número de trabajadores que tiene la empresa.

La formación a la que se puede acceder de manera bonificada ha de guardar relación con la actividad empresarial, bien de manera general (incluye una enseñanza que no es única o principalmente aplicable en el puesto de trabajo actual o futuro del trabajador, sino que proporciona cualificaciones en su mayor parte transferibles a otras empresas o a otros ámbitos laborales) o específica (aquella que incluye una enseñanza teórica y/o práctica aplicable directamente en el puesto de trabajo actual o futuro y que no son  transferibles a otras empresas).

Más información en: http://redautonomos.es/formacion-bonificada/gestion-credito-formacion